¿Cómo afecta el tabaco al tratamiento con implantes dentales?

Escrito por Marcos Barón

22 marzo 2021

Se conoce que el consumo frecuente de tabaco aumenta la probabilidad de sufrir cáncer, lesiones respiratorias y enfermedades del corazón. También su consumo puede causar enfermedades en la boca como: cáncer (oral, de garganta y de lengua); lesiones de los tejidos, como la estomatitis nicotínica (llagas) con infecciones, daños en las encías e inflamaciones crónicas.

El tabaco influye sobre las glándulas salivales y favorece la mineralización de la placa bacteriana y por tanto, los pacientes fumadores presentan mayores índices de placa y sarro.

Efectos del tabaco en la salud bucal del paciente

El daño que provoca el tabaquismo va más allá de las simples manchas en los dientes o del mal aliento, también puede provocar:

Con la combustión y humo del tabaco se tiñe el sarro de los dientes, viéndose afectado el color de los dientes (tiende a oscurecerse), dando la sensación de “dientes sucios”.

La saliva se hace más espesa, como consecuencia, se produce una acumulación de saliva en los dientes y la aparición de sarro, llegando a ser más grave en personas con apiñamiento dental.

Además, contribuye a la aparición de enfermedades de las encías (gingivitis, periodontitis y periimplantitis) y caries. Y, para más índole, es la principal causa de que los implantes dentales fracasen.

Los implantes dentales

Los implantes dentales son la alternativa más eficaz y segura para sustituir un diente.
Se trata de una raíz artificial de titanio o circonio que se inserta en el hueso del maxilar superior o inferior e incorpora una prótesis dental lo más parecida posible a la pieza perdida.

Los implantes están especialmente pensados para mejorar la calidad de vida de los pacientes, recuperando la función masticatoria y aportando una mejora significativa en la estética dental.

Si quieres seguir leyendo sobre implantes dentales, te recomendamos “Ventajas de los implantes dentales post-extracción

Efectos negativos del tabaco en los implantes dentales:

1. La cicatrización se hace más lenta: Para colocar un implante es necesario realizar una pequeña cirugía en la zona de la encía donde va a ir colocado dicho implante. Y uno de los efectos perjudiciales de la nicotina es que la cicatrización natural sea más lenta y puede llegar a infectarse la zona intervenida.

2. Aumenta la probabilidad de generar infecciones: Las sustancias tóxicas que se desprenden al consumir tabaco disminuye la eficacia del sistema inmune por lo que este no podrá hacer frente a una infección. Es decir, los pacientes fumadores son más propensos a padecer infecciones cuando la herida aún no ha cicatrizado.

3. Unión implante-hueso más lenta: En el caso concreto de la osteointegración, los efectos de la nicotina provoca que la unión del implante en el hueso maxilar sea más lenta de lo normal. Con ello, la integración del implante en el hueso será más frágil y tendrá más posibilidades de fracasar.

Soy fumador ¿Puedo colocarme implantes dentales?

La respuesta es sí, los implantes dentales no están contraindicados en pacientes fumadores, siempre que entiendan que existe mayor riesgo de fracaso o rechazo por el tabaco.

Por ello, en la medida de lo posible, nuestra recomendación es reducir su consumo o en el mejor de los casos evitarlo 3 días antes y 3 días después de la colocación del implante.

Cuidados especiales de los implantes dentales en pacientes fumadores

Higiene bucal especial

Uno de los riesgos claros para el paciente fumador es la alta probabilidad de contraer infecciones en la cavidad oral, como consecuencia de la falta de higiene bucodental. Para garantizar un nivel de bacterias bajo, es fundamental: revisar, eliminar caries y/o realizar una higiene profunda de la boca antes de colocar los implantes.

La cantidad de cigarrillos a fumar

No fumar, al menos en los 3 días posteriores a cualquier cirugía. El objetivo es formar un cierre primario de la herida, sin obstáculos.

Los 3 días posteriores a la cirugía son cruciales en el proceso de cicatrización. Luego de transcurrido esos 3 días se recomienda utilizar filtros extra, disminuyendo la cantidad de tóxicos en la boca.

En algunas cirugías, como las de tipo regenerativas (en las que se necesita “aumentar el hueso”), el tiempo sin fumar debe ser al menos 15 días.

Recuerda que la nicotina aumenta el riesgo de infección de los materiales utilizados Los efectos pueden ser muy graves.

Utilizar enjuagues y geles especiales

Componentes como la Clorhexidina o el Ácido hialurónico que algunos añaden, ayudan a la desinfección de las heridas. Es ideal utilizarlos también tras fumar, para eliminar tóxicos de la boca.

En conclusión, Nuestra recomendación es no fumar por sus innumerables consecuencias negativas en la salud. Si eres fumador y necesitas colocarte implantes dentales, busca especialistas que te indiquen el protocolo más adecuado para disminuir el riesgo de fracaso de los implantes y tener la disciplina de cumplir con las recomendación antes y después del tratamiento.

Los cuidados post tratamiento te los indicara tu odontólogo, si quieres concertar una cita con nosotros, contáctanos.

También te podría interesar…

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Call Now Button
×