8 Claves para el cepillado y cuidado de los dientes

Escrito por Marcos Barón

8 febrero 2021

Son muchos los mitos, creencias y costumbres relacionadas a la salud dental que no son necesariamente ciertas o crean dudas razonables en nuestros pacientes. Por ejemplo la frecuencia del cepillado, la elección del cepillo adecuado, el uso de hilo dental… 

Aunque cada caso es distinto, siempre existen una serie de características comunes entre los pacientes. En este post ofreceremos las respuestas más adecuadas a las preguntas frecuentes de nuestros pacientes.

Si quieres leer sobre el cepillado en bebés, te invitamos a leer nuestro artículo “10 consejos para la higiene oral del recién nacido”.

 

¿Qué significa una correcta higiene de los dientes y las encías?

La boca es un ecosistema favorable para la reproducción de bacterias patógenas o no para nuestro organismo y los restos de comida, atrapados en los dientes, son el alimento favorito de estas bacterias que los descomponen y conllevan al desarrollo de diversas enfermedades dentales.

La correcta higiene bucal comienza con el cepillo adecuado que pueda limpiar bien los espacios interdentales y masajear las encías.

La pasta de dientes también es esencial que sea la correcta para cada paciente y dependerá de la edad, la sensibilidad y de los problemas que sufra.

 

¿Cuántas veces al día necesitas cepillarte los dientes?

El cepillado oportuno y frecuente es la manera más efectiva de prevenir la caries dental y diversas patologías de las encías. 

Para que las bacterias no se acumulen en la boca debes cepillarte los dientes al menos 3 veces al día después de cada ingesta, es decir, si haces 3 comidas pues habría que cepillarse 3 veces, si haces 5 comidas pues 5 veces.

Sin embargo, es importante la técnica del cepillado ya que si no:

  • Puede producirse irritación de la membrana mucosa de la cavidad oral.
  • La microflora en la boca puede ser alterada o eliminada casi por completo.

Si comes alimentos muy ácidos o con un alto contenido de azúcar se recomienda esperar al menos 15 minutos antes de cepillarse los dientes, para que así se recupere el pH de la boca y disminuir el riesgo de grietas microscópicas que dañen el esmalte y con el paso del tiempo dañan los dientes.

Por el contrario, no deben hacerlo más de dos veces al día las mujeres embarazadas porque, durante los primeros meses, el esmalte es más sensible debido a los cambios de pH.

 

¿Cómo cepillarse los dientes de manera correcta?

Tenemos que cepillarnos todas las superficies y zonas de los dientes, sobre todo las muelas.  Y no olvidar la lengua, porque es “la esponja de bacterias”.

Siempre inclinando el cepillo a 45º entre la encía y el diente, movimientos vibratorios y barridos de la encía al diente.

Consejos para un buen cepillado:

  • Enjuaga bien el cepillo de dientes antes de comenzar.
  • Utiliza más o menos 1 centímetro de pasta en el cepillo.
  • Primero la mandíbula inferior y luego la superior.
  • La superficie de masticación de los molares debe limpiarse con movimientos circulares, rotacionales y traslacionales.
  • La lengua se puede limpiar con la parte posterior de un cepillo de dientes con raspador o un cepillo especial para la lengua.
  • Masajear las encías al final.
  • Después de cada comida, enjuaga tu boca con agua corriente para limpiar la superficie de los dientes y los espacios interdentales. Además, te recomendamos usar hilo dental regularmente.

Por muy buena técnica, no hay manera de eliminar las bacterias que se acumulan entre los dientes y las muelas. Se recomienda a partir de los 12 años utilizar hilo dental y cepillos interproximales (si no sabes que son los cepillos interproximales os lo explicamos más abajo). 

En este vídeo tienes una técnica para utilizar el hilo dental:

 

 

¿Cuánto tiempo debe durar el cepillado y por qué?

La media recomendada es de 2 a 3 minutos utilizando una técnica adecuada, pero el tiempo exacto dependerá:

  • Estado general de la cavidad oral.
  • La presencia de estructuras de ortodoncia.
  • Hábitos alimenticios del paciente.

 

¿Qué es mejor el cepillo eléctrico o el cepillo manual?

En muchas ocasiones nos sabemos como pacientes qué cepillo es mejor, si el eléctrico o el manual. 

A simple vista, decantarse por uno u otro rápidamente no es posible, ya que entran en juego diferentes factores y habría que tener en cuenta las ventajas de cada tipo. Tu dentista te recomendará el mejor según tus características.

Sí que es verdad que por lo general es mejor el cepillo eléctrico pero hay que saber cuál es la técnica adecuada. Este cepillo reduce más la placa bacteriana, que es la responsable de la producción de caries y de gingivitis.

Los cepillos eléctricos, además, son recomendables para personas que tienen alguna discapacidad, problemas o limitaciones a la hora de mantener su higiene personal. 

Si quieres leer más sobre este tema, te invitamos a leer  “¿Qué es mejor un cepillo eléctrico o un cepillo manual?”.

 

Técnica de cepillado con un cepillo manual

 

Técnica de un cepillado con un cepillo eléctrico

 

¿Cuándo usar el irrigador dental?

El irrigador bucal es un dispositivo que utiliza un chorro pulsátil de agua a presión que elimina los restos de comida y la placa bacteriana más resistente.

La irrigación bucal es una técnica complementaria que nos permite mejorar la limpieza bucal y la salud de las encías.

Resulta especialmente útil para personas con implantes dentales y ortodoncia, ya que ese tipo de bocas tienen más lugares de difícil acceso que las demás. También es muy útil para aquellas personas que retienen alimentos entre los dientes con facilidad por falta de un punto de contacto o por troneras (triángulos negros entre los dientes) excesivamente grandes.

Paso a paso para usar el irrigador:

  • Ya con la boca limpia, cogemos nuestro irrigador y rellenamos su depósito con agua.
  • Coloca la boquilla en el aparato e introdúcelo en tu boca, sobre los dientes y en el margen entre dientes y encías.
  • Enciéndelo y ve moviendo el chorro de agua a lo largo de los dientes y margen entre encías y dientes. Recuerda que puedes ponerlo en pausa en cualquier momento y regular la presión entre las distintas opciones disponibles -de menos a más fuerza-.
  • Cuando termines de utilizarlo, lava y seca el depósito y la boquilla de irrigador.
  • Utilízalo, al menos, durante un minuto al día.

Existen muchos modelos de irrigadores bucales, pregunta a tu dentista cual es el mejor según sea tu caso. El precio de estos dispositivos varía entre los 35€ y 60€.

 

¿Qué es un cepillo interproximal o interdental?

Un cepillo interdental o cepillo interproximal es un cepillo de dientes cilíndrico y mucho más pequeño que un cepillo de dientes normal. Se usa para limpiar el espacio interdental, es decir, el que hay entre diente y diente también conocido como troneras o triángulos negros.

Determinadas enfermedades aparecen por la acumulación de bacterias (placa dental o biofilm) en los espacios existentes entre los dientes. Por ello es importante realizar una correcta higiene interdental. 

Se recomienda usar cepillos interdentales para los espacios abiertos y sedas o cintas para los espacios cerrados.

La gingivitis, la periodontitis y la caries son algunas de las enfermedades más comunes debidas a la acumulación del biofilm dental.

Se recomienda especialmente su uso en pacientes con ortodoncia, implantes dentales y prótesis fijas.

 

¿Qué pasta de dientes es la mejor?

Los dentífricos no son únicamente productos destinados a mantener la limpieza dental. Tanto es así que los hay para la prevención de la caries, para evitar la formación de placa bacteriana y de sarro, para personas con gingivitis y periodontitis, para prevenir la enfermedad periodontal, con acción de blanqueamiento, para eliminar la sensibilidad dental y, por supuesto para el uso infantil. Incluso hay algunos que reúnen varias de estas características.

  • Anticaries: todos los que contienen flúor.  
  • Antiplaca: se caracterizan por su actividad antibacteriana, evitando la formación de placa. Previenen la caries y protegen las encías.  
  • Antisarro: contienen sales de zinc y evitan la calcificación de la placa bacteriana y, por tanto, la formación de sarro.
  • Para el tratamiento de las enfermedades periodontales: estos dentífricos deben ser prescritos por el odontólogo, pese a que son de venta libre. Se utilizan ante la existencia de gingivitis o periodontitis (inflamación y sangrado de encías), por su acción antiinflamatoria y bactericida.
  • Para la hipersensibilidad dental: tapan los poros que se han producido en la dentina y que conectan con los nervios del diente, provocando la reacción a los cambios de temperatura (frío y calor) y al azúcar.   
  • Blanqueante: son útiles para reforzar y mantener los efectos de un tratamiento de blanqueamiento dental realizado en la consulta del odontólogo. No se recomienda su uso diario.

Son tan diversos y numerosos los tipos de dentífricos que hay en el mercado que lo normal es tener dudas sobre cuál es el más adecuado para cada uno. Lo mejor es consultar al odontólogo en las revisiones periódicas.  

Es recomendable comprar la pasta de diente en farmacias ya que estos productos tienen mejores controles de calidad.

 

Si tienes alguna duda puedes contactarnos y te contestaremos a la brevedad.

Si quieres pedir una cita 

También te podría interesar…

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Call Now Button